Advertencia: abreviarlo todo no es «chic»

Screen_20130722_193737La constante rapidez en la que vivimos ha llevado a resumir el tiempo que invertimos en las actividades que hacemos día a día. A medida que la tecnología avanza, pareciera que el mundo caminara más rápido: los negocios, se mueven a otras velocidades y las relaciones interpersonales, son más «a distancia». La inmediatez se convirtió es un factor preponderante para el ritmo de vida que crece vertiginosamente. Los cambios son tan acelerados que no terminamos de entender una moda cuando ya aparece la siguiente.

Ese rápido proceso, que no deja por fuera las comunicaciones móviles, se convierte en parte fundamental de los cambios experimentados en las últimas tres décadas, su impacto en toda la sociedad es significativo al estar cambiando la forma en la que nos relacionamos; es decir, se rompen los esquemas tradicionales de comunicación para entrar en una era digital. Pero, ¿cómo identificamos que ya somos parte de ese gran porcentaje que ha sido arropado por las nuevas tendencias tecnológicas? ¡Muy sencillo! Sí puedes identificar las palabras: Twitter, 3G, Wi-Fi, WhatsApp, GSM, netbooks y tabla, puedes sentirte involucrado con la idea de que «la vida se vive cada más en línea».

Nos estamos acostumbrando a tener una comunicación más breve en esos espacios por lo que ya no nos parece extraña la variedad de composición que caracterizan las nuevas formas de abreviar. Las hemos heredado y las leemos sin mayor problema, incluso sin reconocer que la abreviatura es, por definición, una violación de los principios de la escritura alfabética. Quizá eso no sea malo; pero, el problema aparece cuando recibimos un mensaje con sobre-abundancia de resumen, con un intento de comunicación algo retorcido, por poner un ejemplo: «100pre», «Salu2 x allá» «Xq» y la infaltable abreviatura sin sabor «TQM».

Uno pensaría: ¿eso es posible? ¿eso se puede escribir? La repuesta siempre es la misma, de poder se puede, si no se pudiera escribir no estaría allí. La dificultad se presenta, inmediatamente, en el deber ¿eso debe escribirse? Se trata de un problema normativo, allí la inquietud del medio docente con respecto a estas escrituras que en muchos de los casos, parece injustificada.

Ciertamente, estás herramientas informáticas con las que estamos muy familiarizados: SMS, chat, correos electrónicos, entre otras aplicaciones novedosas, son un medio masivo, rápido e instantáneo que sólo nos permite escribir una cantidad limitada de palabras y, sin duda, esto ha impulsado a que el usuario reconfigure su lengua e integre un nuevo código gramatical que suele ser un mal referente a la hora de realizar un trabajo adecuado.

Pensando en una actitud más reflexiva: hasta ahora no estamos en presencia de una situación apocalíptica, ni es un tema para rasgarse las vestiduras; pero, si es una advertencia para no pensar que esto de abreviar le da un toque «chic» al texto. El panorama se está rehaciendo… y tal como nos delegó Shakespeare en la famosa duda de Hamlet: ¡Ser, o no ser, es la cuestión!

Anuncios

Un pensamiento en “Advertencia: abreviarlo todo no es «chic»

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s