3 Bellezas y unas «tetas bien grandes»

url

Llegó a todas las salas de cine el 23 de enero de este año, son 90 minutos en donde pasas de lo trágico a lo cómico, sin anestesia.

El sábado desperté con ganas de ir al cine, de cumplir con el compromiso de apoyar el talento nacional. Empiezo a revisar la cartelera y sin darle muchas vueltas al cursor hago clic en comprar: 3 bellezas. Es una cita pendiente; pues, vi su tráiler en noviembre, les juro que fue amor a primera vista.
Una entrada en mano, solo una. Y aunque no es un estándar social ver una película solo, considero que es posible disfrutar de algunas cosas de la vida de forma independiente. Igual, ver una película no requiere que tengáis interacción ni mucho menos dialogo con alguien. Si habláis durante una película eres de ese tipo de gente a quien hay que mandar a callar; pero, a quien no pudieron callar fue a mi paisano Carlos Caridad Montero en esta crítica social.
El estreno de este largometraje significa su opera prima. Llegó a todas las salas de cine el 23 de enero de este año, son 90 minutos en donde pasas de lo trágico a lo cómico, sin anestesia. Cautiva en su primera escena donde tres niños juegan de forma improvisada brincando en el charco de barro que han hecho ellos mismos.
Perla, en el cuerpo de Diana Peñalver, interpreta a una madre venezolana y exreina quien está obsesionada con el tema de los concursos, a toda costa quiere que sus dos hijas se aprendan el «punta, tacón; punta, tacón» y conquisten la corona que su madre no obtuvo en su momento y que con firmeza insiste: le fue «robada» esa corona.
Fabiola Aracce y Josette Vidal le dan vida a las dos chamas que han crecido con el tema de ganar o ganar. Lo hacen de forma impecable. No hay una actuación forzada por parte de las chicas; ambas, interpretan la historia de forma natural sin forzar el humor que está bien pensado en este guión que apunta a la realidad de los concursos de bellezas, el acoso escolar, la bulimia y las cirugías estéticas.
En este film, grabado en Caracas, también hay un tinte religioso un tanto exagerado, quizá. Sin embargo, el que Perla olvide el trato propio a sus hijos que estimo tienen entre nueve y diez años engancha e involucra. Confirmo esto cuando una voz femenina en la sala de proyección grita, con marcado acento caraqueño: «¡Estás loca, vale!», apostando a que Perla la escucharía. Aplaudo de pie el trabajo de estos tres niños durante la cinta.
Caridad refleja en reiteradas ocasiones las consecuencias de la obsesión y el maltrato infantil. Por ejemplo, a la típica pregunta: «¿Qué quieres ser cuando seas grande?», Carolina, una de las hijas de Perla, responde sin titubeos: «Una miss muy alta, con ojos claros y tetas bien grandes».
Por cierto, tema que me recuerda que las críticas a los concursos de belleza y la obsesión de la figura física han cobrado vida en esta última temporada, Beyoncé también habla de este tema en su videoclip «Pretty Hurts» o «La belleza duele». La mujer más influyente, según la revista Time, describe en la grabación el cruel mundo de la belleza mostrando a chicas extremadamente delgadas quienes se quejan de supuestos excesos de grasa.
En unos de tantos temas que tocan los creadores de esta comedia satírica, hay uno en particular que me despierta nuevas inquietudes. Salí de la sala de cine con ganas de extender el mensaje sobre el acoso escolar o bullying. No dudaría en ningún momento apoyar alguna campaña que vaya en búsqueda de ese objetivo, más cuando recuerdo los episodios que sufrí por el mismo mal: el acoso escolar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s