Emprendimiento: creer, confiar y comprometerse

El emprendedor exitoso no abandona sus sueños, pero es humilde para aceptar sus debilidades y entender sus fortalezas
El emprendedor exitoso no abandona sus sueños, pero es humilde para aceptar sus debilidades y entender sus fortalezas

Emprendí la búsqueda en mi biblioteca para encontrar algún tema qué escribir. Doy varias vueltas y reflexioné: «Si emprendo para encontrar algo, mejor escribo algo para emprender». Mi mente ha parido una nueva idea.

Aunque emprender quizá sea un término muy sonado en los últimos años, no es algo nuevo. La capacidad de emprendimiento es inherente al ser humano; pero, aunque todos podemos tener buenas ideas, considero que las siguientes tres palabras son elementos indispensables sin las cuales no podemos seguir adelante: creer, confiar y comprometerse.

Hace muchos años las necesidades vitales del hombre fueron cubiertas gracias a su capacidad para proponer vías de acción. Ahora mismo se me ocurre escribirles a aquellos que tienen una idea y sienten miedo de impulsarla. Deben saber que el momento perfecto, nunca va a llegar. Dicho de otra forma, el mejor momento no nace, se hace.

Lo bueno de ser venezolano es que siempre estamos prestos al crecimiento y a la innovación por naturaleza, nos caracterizamos por ser profesionales creativos que buscamos vías alternas para conseguir nuestros ingresos personales. Por algo es común escuchar aquella frase: «matando tigritos», en sentido figurado.

Muchos piensan que en condiciones inhóspitas de un país es difícil para emprender y la verdad no discuto eso, es una realidad. Sin embargo, eso no es excusa para no tomar el control de tu vida y dejar que tu futuro lo decidan eventos que no puedes controlar. Quizá es muy cómodo quedarse paralizado culpando a los factores externos de tu situación y de lo que pasa en tu vida. 

Para Aníbal Arrieta, escritor del libro Aprender a Emprender, considera que el emprendimiento se trata de avanzar con ánimo y curiosidad sobre un mundo que la mayoría de las personas ve como lejano, ajeno y hasta intimidante. En sus líneas motiva a dejar esos el miedo atrás, tirar a un lado los preconceptos e impactar positivamente en las comunidades en las que vivimos.

Lo he analizado desde mi renuncia que ya muchos conocerán. Parece más fácil quedarnos con la sensación de seguridad que nos da trabajar en relación de dependencia laboral, que salir a emprender en un país donde esa decisión no es sencilla. Tampoco hay muchas opciones. Para quienes buscamos una nueva oportunidad laboral la demanda es mayor que la oferta, es decir, es mayor la cantidad de personas que necesitamos un trabajo que los empleos ofrecidos en las organizaciones. No se puede pasar por desapercibida la realidad del trabajo en Venezuela: encontramos o emprendemos… ¡Y decidir debe ser rápido!

La mayoría de las empresas exitosas en Venezuela entienden su entorno, sus competidores, escuchan a sus clientes para entender sus necesidades y desarrollan una oferta basada en los requerimientos de los mismos. Se elevan por encima de las dificultades y las convierten en oportunidades por eso me gustaría compartir algunos puntos claves para emprender:

  • Fijar y concretar una idea permite visualizar a diario los objetivos y definir la estrategia de trabajo en el mercado local.
  • Pensar en un financiamiento que haga posible una inversión a corto plazo, siempre es bueno evaluar la opción de los ahorros, solicitud de créditos o demás acciones que hagan posible una inversión.
  • Tomar en cuenta un reloj empresarial que defina el tiempo que le dedicara a emprender. Hay que tener en cuenta que el tiempo que se planee para empezar a ganar dinero, nunca se cumple. Siempre se extiende.
  • Un esfuerzo adicional nunca está demás con estrategias publicitarias que permitan hacer uso de herramientas sencillas como las redes sociales. Parte de la innovación que requiere emprender incluye transformar interesantes opciones con pocos ingresos.
  • Mantenerse en el mercado es un reto para cualquier emprendedor. La innovación, la constancia y la búsqueda de nuevos conocimientos ayuda a enfrentar la situación.

El emprendedor exitoso no abandona sus sueños, pero es humilde para aceptar sus debilidades y entender sus fortalezas. Para ser un emprendedor hay que atravesar muchos túneles oscuros, pero al final del camino existe una luz, espero que estas líneas alumbren el camino que decidan tomar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s