¿Por qué estamos solteros?

WhatsApp Image 2017-02-14 at 11.18.56 AM.jpeg
No es mala idea comenzar a cambiar la perspectiva de vivir descubriendo que la verdadera felicidad está dentro de uno mismo

Es la celebración Día del Amor y la Amistad. El macabro frío de Quito me recuerda mi estado civil al despertar. Previo a este día ya me había preguntado varias veces, ¿por qué sigo soltero si soy pura elegancia costeña de metro ochenta y cinco? Uno empiezo de alguna forma a hacer un check list del lado bonito y no tan bonito que uno tiene.

Pienso en las oportunidades que tuve para elegir en mis otras citas. Respondo algunas preguntas de filtro control. Que si, que no, que puede ser, que parece… Ya saben lo normal en la selección como si de aspirantes se tratara. Me detengo y concluyo: Estoy soltero porque quiero, porque no me conformo con cualquiera, porque estoy reservado para alguien especial y porque sé perfectamente lo que quiero en mi vida.

Les escribo un poco de esto porque sé que no soy el único que anda en estos días mirando a todos lados con la sensación de andar sólo en la vida. Queremos compañía, queremos abrazar, queremos querer y colgar el hábito de la soltería. Pero, creo firmemente que es mejor estar solo que muy mal acompañado. Como 14 de febrero del año pasado que sentí que celebré Halloween. En fin… Sí  creo que tenemos que aceptar que llevamos encima demasiados prejuicios y dejamos pasar oportunidades que pueden valer la pena. Nos estamos dejando llevar por detalles insignificantes que no nos permiten ver a la persona que hay detrás mientras insistimos en buscar y buscar lo que debería llegar solo en el trámite de amar.

Cuando me dicen: “Tan bonito y soltero”. Disculpen que la vaina suene egocéntrica, pero sí me lo han dicho. A ese comentario siempre respondo lo mismo: “Uno está tan claro de lo que QUIERE en la vida que sabe muy bien que es lo que NO quiere en su vida”. Y es que pareciera que nos estamos poniendo adictos a los enamoramientos fugaces que ya se hace normal que nadie llegue para quedarse. Enganchados a vínculos exprés que se pierden en apenas un abrir y cerrar de WhatsApp.

Piensa esto. En la vida no faltan las alegrías. Si te detienes, a veces es imposible evitar los momentos amargos; pero, pasan.

Y pues… Como todo en la vida, tiene su lado malo, siento que la evolución de nuestros días nos ha llevado a tener mucho de donde escoger y hasta nos hace sentir que eso nos bloquea la capacidad de hacerlo. Perdidos entre elegir y elegir. Le llamo a esto “la paradoja de la elección”.  Permítanme les explico: en la época de mi mamá, las parejas se conseguían en el pueblo, en el trabajo o en la universidad, el enamoramiento se daba porque frecuentabas a alguien, de hablar con esa persona seguido, de compartir espacios, de un amor que nacía de un cuento largo.

El problema es que ya no es así… Ahora tienes tantas opciones para elegir en Instagram, Tinder, Grindr, U4Bear, Badoo, Facebook, Happn , Twitter y pare usted de contar. En todas, conseguir pareja se volvió un tema poco importante. Aparentemente, muy fácil el tema de conseguir cita romántica. Sacas el celular, abres la aplicación y puedes elegir la presa tal cual entraras en una carnicería.

Comparto una reflexión de Ramón Torres, psicólogo, a quien admiro por su habilidad de comunicar la idea de amar: “En el día de los enamorados… enamórate de ti. Porque cuando tú te encuentras contigo y te amas con locura, tu vida cambia para siempre. Por fin te pondrás en primer lugar, te darás valor, y no dejarás que nadie te vuelva a lastimar, porque aprenderás a proteger tu corazón.

Llegando al tema, les comento que la dependencia emocional es un grave error de concepto en el tener a alguien o encontrar a alguien, aunque con el paso del tiempo, no sería mala idea comenzar a cambiar la perspectiva de vivir, descubriendo que la verdadera felicidad siempre estuvo dentro de uno mismo y que esa posibilidad de ser feliz está disponible con solo querer vivir mejor.

De todas formas, siempre hay nuevas oportunidades para sentir que vale la pena estar con vida. Les cuento esto para dejarnos de preocupar tanto por nuestra soltería y descubrir que pase lo que pase siempre somos capaz de salir adelante. Créanme y confiemos que ahí afuera hay alguien que está esperando ser querido de la forma que nosotros queremos querer sin la necesidad de apurar el trámite de amar.

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s