Carta abierta de un venezolano a los ecuatorianos

Estimados ecuatorianos, veo prudente empezar estas líneas pidiéndoles disculpas si es que algún venezolano les hizo sentir mal o consideran que les hizo un daño a los tuyos. Para mí es inaceptable y perturbador el maltrato físico, verbal o psicológico. No hay excusa, ni mucho menos motivos o explicaciones para maltratar o amedrentar a alguien que está en su casa.

Yo sé que es un tema sensible el que hoy les quiero contar; pero, la tristeza es mucha y quiero desahogarme con ustedes. Este tema de la afluencia masiva de venezolanos llegando al Ecuador es tan nuevo para ustedes como para nosotros. Venezuela nunca fue un país de familias que escapaban y salían caminando por la frontera para pedir dinero y tener algo con qué comer. Les juro que todo esto es nuevo para nosotros. De hecho, paradójicamente, yo recuerdo que cuando alguien salía del país era por turismo y lo hacía porque tenía dinero y regresaban al país donde estaba sembrada su vida. Y si no me creen, busquen cuántas familias alemanas, italianas, americanas y asiáticas se instalaron durante décadas cómodamente en nuestro país por ser un destino lleno de riquezas y oportunidades de todo tipo.

Hoy quienes se van de Venezuela lloramos, lloramos muchísimo al dar un último abrazo a los suyos. Un último abrazo que es desgarrador como si quisieras que nunca se acabara. ¿Y saben por qué? Porque quienes salimos de Venezuela lo hacemos con angustia sabiendo que regresar no está en nuestras opciones, ni siquiera en nuestras posibilidades económicas. Ese último abrazo es la incertidumbre de qué pasará con nuestras vidas después de agarrar las maletas. No salimos porque queremos sino que corremos porque lo necesitamos. Dejamos nuestra vida con un dramático boleto de ida y sin retorno porque cualquier cosa que hagamos aquí afuera nos permitirá ayudar mucho más a quienes dejamos en nuestro país y que tanto lo necesitan.

Por contarles  cómo nos va a los venezolanos. Hoy se puede ver noticias como por ejemplo: en un día más de 5 mil venezolanos ingresan a Perú o sobre la mujer se le adelantó su parto mientras la hacía fila para sellar la tarjeta andina en Tulcán y la otra más dolorosa aún, la muerte de una niña por hipotermia en la frontera.

Imagínense la magnitud de este problema social en el país conocido como potencia petrolera que muchos prefieren pasar por todo esto antes de seguir allá. Aun así, estos días he visto en redes sociales a algunos ecuatorianos exigir y reclamar al gobierno nacional y local el cierre inmediato de las fronteras, deportar a los venezolanos que están llegando por el Puente internacional de Rumichaca y otros se permiten hasta usar el tono chistoso de pedir que pongan una bomba en los albergues habilitados por la municipalidad de la capital de Ecuador donde hoy se refugian mis paisanos. Leo esto y hago una pausa con agonía porque cualquiera de ellos puede ser mi familia.

No voy a caer en detallar la similitud que este país vivió con la migración ecuatoriana a Europa o Norteamérica, no lo voy hacer sencillamente porque de seguro también fue un capitulo doloroso de la historia de este país que separó familias y dividió pueblos. ¡Nadie quiere irse de su casa de esa forma! Yo solo voy compartir la enseñanza de mi mamá cuando siempre me decía que el vecino es el familiar más cercano. Pensar en el prójimo no es pecado ni mucho menos es un sinónimo de apátrida sobre todo cuándo el vecino sufre los problemas de la hegemonía del poder y la democracia disfrazada de un socialismo que ha dejado tantos muertos y que parece ser un hueco sin fondo donde cuesta creer en un final feliz.

Si me lo preguntan, era muy feliz en Venezuela. Venirme nunca fue opción hasta que se convirtió en la solución. Di clases en universidades, narré noticias en televisión nacional, mi trabajo como periodista era reconocido, tenía un montón de amigos y podía ver todos los días a mi mamá… Pero, me robaron las ganas, me robaron las esperanzas. Salí de mi país porque no encontré más oportunidades, porque vivir con miedo no es vivir. Estar con el Credo en la boca y la “suerte de vivir”, nadie lo merece. Corrí de mi país porque me sentía deprimido y estancado por no poder aportar, producir y mucho menos aspirar. No tenia espacio. Una percepción muy propia que cualquiera podría diferir; pero, que al final, fueron mis motivos y mis circunstancias.

¿Quién no va a ser feliz abrazando a su familia todos los días?

Ese país de dónde vengo hay gente de todo tipo. Gente buena y mala; gente amable y déspota; gente trabajadora y vaga, ya saben, como en cualquier país del mundo y su diversidad. Sin embargo, mucho cuando salimos, lo hacemos con las ganas de trabajar en cualquier cosa digna para obtener dinero. No estoy esperando que ecuatorianos, peruanos o colombianos se hagan cargo de los problemas de los venezolanos, yo solo les pido que cuando vean a un paisano piensen que detrás de él; probablemente, tiene una historia llena de batallas y adversidades que nadie quisiera vivir. Y si algo les deseo es que ojalá nunca les toque dejar toda su vida y empezar una nueva en una tierra que se desconoce por completo porque eso duele, duele en el alma. Y si por alguna razón les llegara a tocar… Pues, ¡ojalá encuentren a gente buena como la que encontré yo en este país!

Aquí cabemos todos. Ecuador, me ha dado un hogar que no pude meter en mi maleta cuando me vine y que recuerdo todas las noches antes de irme a dormir. Se me pone el corazón chiquito pensar irme de Quito, con todo y que aun no me acostumbre al frío tanto tiempo después de haber llegado. Siento a esta ciudad que me adoptó y la siento como mi Quito bonito. Este país significa para mí la “suerte” que salí a buscar y que hoy valoro en grado superlativo.

Esta pequeña nación, chiquita en territorio pero enorme de corazón me ha dado montones de alegría: una cédula y una visa profesional que se han convertido en mi fortuna más agradecida. Aquí tengo una familia que no distingue acentos sino sentimientos. Vivir o revivir aquí ha sido una oportunidad única, una oportunidad que a nadie se le puede quitar.

Con cariño y agradecimiento infinito, Luis Eduardo.

Anuncios

39 pensamientos en “Carta abierta de un venezolano a los ecuatorianos

  1. Excelente Luis, te felicito por esas palabras tan sabías, sin decir la xenofobia que sienten con nosotros y cómo dices uno no salió de nuestra hermosa tierra por gusto, si lo hicimos fue por necesidad existen muchos profesionales que salieron de Venezuela buscando un mejor porvenir para su familia y no para que sean tratados como los tratan en muchos países.

  2. Estimado Luis Eduardo, me conmuevo con tu carta y no ha,pasado un sólo día en que no haya sentido mi corazón chiquito al ver el dolor de mis hermanos venezolanos y más aún la impotencia de pensar qué más puedo hacer?? Para quienes no existen fronteras ni nacionalidades como yo y mi familia, ustedes y todos los que encuentren un hogar en Ecuador son bienvenidos! Abrimos nuestra mano y corazón dentro de nuestras posibilidades, lo que retorne de quienes lo reciben ya no está en nuestro control, hay un ser Supremo que nos cobija y quien será quien juzgue si son buenas o malas sus acciones. Entiendo su dolor, su zozobra, su duelo constante, su total sentimiento de abandono e incertidumbre, podría ser mi Patria y nuestra gente, por tanto, no justifico y sí entiendo que su momento no es el mejor, que su estado constante de supervivencia puede llevar a muchos a no ofrecer lo mejor de sí mismos, me dispongo a no juzgarlos sino a cada día ofrecerles mi compasión, mi empatía y compartir además de algún bien material, una sonrisa de esperanza. Anhelo que Venezuela vuelva a ser esa nación próspera, cálida y abundante, que el aprendizaje de lo vivido sea la semilla buena de nuevas generaciones sembrando un nuevo porvenir y desde ya preparándose para escribir una nueva historia. Decido conectarme con lo bueno de todos ustedes, las acciones no positivas que se difunden sólo avivan los sentimientos mezquinos y el rechazo. Es el momento de unirnos por ustedes y por todos los humanoides de éste planeta que huyen del horror, el egoísmo y la atrocidad generada por humanos sedientos de poder, con amor y compasión. Albergo la fe de reencontrarnos como hermanos, sin fronteras, sin idiomas, sólo almas sedientas de justicia y esperanza.

  3. Me fue inevitable el no llorar al leer esto. Yo más que nadie se lo que sientes y de viste sentir
    Al momento de escribir esta nota. Cada una de esas lineas me movieron mis fibras y me teletransporte a ese país tan bonita que tenemos, me senté allí a tu lado, a llorar y abrazarte, a
    Decirte mi Luis te admiro y todos tus sueños se van a cumplir. Es una lastima tan indescriptible que todo lo que soñamos tener, todas muestras metas las tengamos q realizar lejos de casa , lejos de las arepas tan ricas que hace liliana o del arroz con leche que te hacia mami cuando tenias una baja de azúcar jajaja, son cosas que por tontas que parezcan uno añora en su corazón y sufre estando tan lejos. Hoy estando tan lejos tu en un país tan lindo como lo es ecuador que ahora es tu casa y yo aún mas lejos en este país que me ha dado albergué y ayudado a tener esperanzas de nuevo. Gracias!. A todos los extranjeros que leen esto y que hoy estamos en su casa, quiero pedirles disculpa por lo que mis paisanos hayan podido dañarles y pedirles con la mano en el corazón que sean mas humanitarios que piensen en lo que el señor dice, que todos somos hermanos y que las fronteras solo demarcan un territorio mas no limitan un desplazamiento, el mundo es de todos se puede compartir, mi mama me enseñó que donde come uno comen dos y siempre lo he creído así. Ayudemos entre todos a aportar ideas y soluciones constructivas que nos beneficien a todos, ayudemos a desechar a la gente mala de estos países pero no le quitemos las esperanzas a la gente noble que hace un esfuerzo tan grande al tomar la decisión y la maleta para buscar cobijo en un lugar que no es su casa y que esta tan lejos de las personas que quiere.

    • Mi bonita amiga, qué hermoso tocar tu corazón con mi carta. Tengo tu historia de vida como referencia que siempre se puede alcanzar más. Tu energía y esfuerzo me animan a seguir por más. Las puertas de mi vida, están siempre abiertas para vos.

  4. Hola Luis Eduardo, excelente reflexión, soy ecuatoriano y por el 77 emigré a Venezuela viví dos años en Caracas, aunque fui deportado tengo mucho agradecimiento a esa gente linda de Venezuela, luego viaje a New York y más difícil la situación el idioma y el trato a los migrantes pero así es la vida, parrafariando una música que dice “desahuciado está el que tiene que marcharse a vivir una cultura diferente” pero viviendo y haciendo el bien estimado Luis Eduardo este trago amargo pasa y según tus palabras ya pasó para ti, bendiciones a todos mis hermanos venezolanos y bienvenidos a esta mi tierra linda el Ecuador.

  5. Demasiado conmovedora tu carta y sin duda alguna es lo que realmente sientes, hoy como ecuatoriano te expreso mi apoyo incondicional ante esta situacion terrible que estamos pasando, pues como dijiste claramente cuando alguien migra hacia un pais lo hace por una necesidad. Fuerzas hermano venezolano y como defensor de causas justas cuenta conmigo. Un abrazo que abrigue tu alma y protega a los tuyos.

  6. Estoy de acuerdo y me solidarizo con todos los venezolanos pero se olvidaron de algo importante que es la humildad sencillez agradecimiento prudencia eso no tienen

  7. Ibas bien.. hasta q comparaste la migración de ecuador a europa o usa con la migracion de venezuela a ecuador.. mínimo los ecuatorianos buscamos migrar a países del primer mundo con estabilidad economica y dond hay oportunidad de empleo.. ustedes viene a un país en decadencia al borde de ser tecer mundista.. pésimo..

  8. Que hermosas palabras, y como lo dices e igual pienso yo “en todo lado hay de todo “ cuando un ser humano es bueno la vida le recompensa, esperemos que algún momento y muy pronto Venezuela y toda Latinoamérica se verá libre de ese maldito socialismo que ha destruído vidas, familias, sociedades y países completos. Muchos saludos y mas respeto de mi parte.

  9. Creo q no hay una forma complemente educada, imparcial o comparable de tratar este tema, es imposible no llegar a herir la sensibilidad de alguien o de lograr encontrar una forma de tratarlo en la que todos estén de acuerdo.
    Leo los comentarios anteriores y me encuentro de acuerdo, de alguna forma, con la mayoría de ellos.
    Es una gran desgracia la que han estado viviendo los hermanos venezolanos durante años y en la que nosotros como pais somos parte directa por alianzas de los politicos corruptos y demás estafadores y oportunistas. Y sí bien, nuestra suerte no ha sido tan desastroza o extrema, seguimos y seguiremos pagando el precio de las estupideces de nuestros ” lideres”; no se trata de cerrar las fronteras o devolver a la gente que ha llegado caminando, quien sabe si durmiendo a la intemperie o comiendo sobras. Cómo no sentir el dolor de ver padres y madres con sus hijos en brazos vendiendo algún caramelo en los semáforos para así asegurar un poco de comida de una forma honrada.
    Pero no toda la gente que cruza la frontera es buena persona, y no todos mis compatriotas son tolerantes o son capaces de ponerse en los zapatos del otro, porque en todos lados hay gente buena y gente mala; y me disculpo por aquellos que esten sufriendo estos malos tratos por la gente intolerante y sin educacion y respecto. Y sí bien estoy seguro que los buenos somos más, de lado y lado, hay que entender que ciertas medidas se deben tomar, de alguna forma hay que regular las cosas y así poder asegurar que la situación de la gente pueda vivir en el país como migrante sea buena y estable; ojalá los gobiernos sean capaces de afrontar esta situación de crisis de forma conjunta y así sea el bienestar común el que se logre multiplicar, y no la miseria.
    Ojalá pronto, podamos de nuevo, como hermanos latinoamericanos sentirnos orgullosos de quienes somos y no tengamos que sentirnos tristes o frustrados, no tener familias rotas por culpa de ladrones; ojala que pronto vengan días mejores en los que podamos recordar los tiempos malos, pero sólo para saber que son parte del pasado y ser capaces de reírnos de ellos.
    Que pronto lleguen días mejores.
    Un abrazo.

  10. Ojala,Venezuela vuelva hacer lo que antes fue, para que todos vielvan a su pais,yo como ecuatoriana pido disculpas por pensar que todas las personas somos iguales de malos y no es asi pido a dios todos los dias para que todo vuelva a la normalidad .

  11. Los acogemos con toda la hospitalidad que nos caracteriza. Sino vaya y pregunte a la gente en Montanita, son nuestros hermanos, los queremos, los ayudamos. Pero con el tema delincuencia NO. ESO NO. Esos elementos DEBEN SER DEVUELTOS A MASBURRO, nadie quiere tener delincuentes adentro de su casa!

  12. Chevere carta amigo, miy cierta la historia del migrante, dura y dolorosa, pero hay akgo q si bien es cierto no son todos, es la actitud de tus compatriotas, sus infulas de “gente binita” menospreciando al resto, y no solo digo al ecuatoriano, sino al peruano, panameño, colombiano, etc, aparte de su pretension en muchas cosas, exigiendo cosas q no se han ganado, la buena actitud, se siente, asi como la mala tambien, creo q es el problema principal por el q la grnte esta molesta, porque como tu sabes, el ecuatoriano es generodo, pero a nadie le gusta el abuso y la falta de respeto, lamentablenente,, cuando sales del pais, no t representas solo a ti, sino a tu pais, por lo tanto, deberian tomar en cuenta esto.por tu carta , se nota q eres agradecido y buena gente, alguien q sabe comportarse en tierra ajena, por eso te ha ido bien, felicitaciones y bienvenido.

  13. Luis Eduardo, tu carta es conmovedora y refleja la historia de miles, si no millones de desplazados en el mundo, mucha gente huye o tiene que irse de su país por diversas razones y el dolor está presente siempre!
    Sólo me gustaría pedirte que así como nos escribiste también lo hagas a tus paisanos, como dices hay de todo tipo de personas tanto entre los tuyos cómo entre los nuestros, quizá nosotros estamos más acostumbrados a inmigrar y a buscarnos la vida, MUCHAS veces también el comportamiento de algunos de nosotros no ha sido bueno en otros paises y por la culpa de unos pocos todos hemos terminado en el mismo saco….. Yo también vivo lejos de los míos, de mi querido Ecuador, que me duele en el alma…. Y por eso te pido que les escriba a los tuyos para explicarles a los que aún no han entendido que en CASA AJENA se debe ser humilde, agradecido y honesto!
    “A donde fueras haz lo que vieras” me enseñaron… muchos de tus paisanos no han entendido que Ecuador y los demás países les abrimos las puertas por humanidad, NO por obligación, entonces no se muerde la mano de quién te da de comer!
    Vemos en los medio de comunicación que exigen, que no se conforman, que hacen partidos políticos para exigir….. qué ? Un trabajo que ni nosotros tenemos, una ayuda que tampoco los pobres de mi país reciben?
    ME DUELE ECUADOR! tu dices que en Ecuador hay lugar para todos, NO, NO lo hay! hay lugar para los que vengan a trabajar a aportar con sus conocimientos, a ayudarnos a mejorar, para esas personas SI, SI hay lugar y nos alegra recibirlos, NO importa si son educados como tú o no, lo importante es que sean agradecidos, honestos y se sujetan a las leyes y costumbres de nuestra cultura, sin menospreciarnos, sin ínfulas de grandeza y pretensiones. La gran Venezuela que conocimos, que les daba a manos llenas no existe más (Dios tenga misericordia de ustedes y les devuelva aquella grandeza de la que gozaron, donde según tengo entendido gozaban de muchas regalías y subsidios ). En Ecuador nunca disfrutamos de tales ayudas y desde pequeños aprendimos que Nada es gratis y Todo se consigue con mucho esfuerzo.

    Luis, escribes muy lindo, sabes llegar al corazón de las personas, Ojalá leas mi respuesta y también les escribas a tus hermanos venezolanos, para que habrán los ojos y despierten a la realidad.
    Con amistad, Verónica Ronquillo

    • Verónica, gracias por tomarte el tiempo de leerme y más aún gracias por responder. Lamentablemente, el ímpetu y aires de grandeza lástiman una nación cuando pocos intentan definir a un país con esas características. La idea de escribirles a ellos una carta, suena muy interesante porque tendría más que decirles a ellos. Un abrazo.

  14. Que valientes son ustedes mi querido Luis. Las batallas de la vida todos los tenemos sin embargo con los que nos encontramos en el camino como sea la experiencia es para nuestro crecimiento. Un abrazo a nuestros queridos venezolanos.

  15. Amigo mio , los Ecuatorianos no tenemos problema en que vengan en paz, somos solidarios y buenos, lo que de ninguna manera vamos a seguir permitiendo es que vengan compatriotas tuyos a robar, asesinar, violar secuestrar, etc, yo se que no todos los venezolanos son malos, y de hecho tengo un par de amigos, excelentes profesionales y personas, pero ponganse en nuestro lugar que sentirias si extrangeros fueran a tu pais a insultar a tu gente, a robar y asesinar , eso no esta bien, ojala encuentren una pronta solucion para los problemas que tiene venezuela, porque aca lamentablemente unos cuantos venezolanos solo han venido a hacer quedar mal a tu pais!!!

    • Tienes toda la razón!!!!! Diariamente se escucha de bandas de asesinos, estafadores y ladrones venezolanos. Esperemos que se arregle esa situación y se vayan lo más pronto posible.

  16. Hola Luis y Bienvenido a este , tu segundo hogar , No somos dueños de la tierra en donde nacimos pero si tenemos el deber de amarla , defenderla , protegerla , respetarla y compartirla pues es donde Dios nos envió bajo un proposito de vida .

    Angustiante la vida que tanto uds los Venezolanos como los demas migrantes deben vivir al momento de tener que dejar sus seres queridos para buscar un lugar donde encontrar una vida mas justa y segura para uno y los suyos , pues la tierra no tiene la culpa de los malos gobernantes que tenemos pero ante tanta injusticia toca decidir y aventurarse a ese viaje que nunca sabras que os depare .

    Como todo en la vida , hay gente buena y gente Mala , he podido conocer gente Venezolana muy educada , servicial , amable y con hambre de gloria pues se sienten agradecidos y comprometidos con esa oportunidad de vida que sus hermanos Ecuaotrianos hoy les brindan y que con mucho dolor y pena se perdió en su pais .

    Que la visita en nuestro pais sea para bien , para triunfar y sumar pues la humaidad y los pueblos necesitamos de esta gente para cambiar al mundo que cada día está peor .

  17. Conformista¡¡¡… escondes tu cobardia tras soluciones personales no tienes nada de Bolivar un pueblo unido puede cambiar su historia.

  18. Lo siento mucho… Nacì como Colombiana… en mi Juventud fui Ecuatoriana y el dìa de hoy tengo una nacionalidad Britànica… y lo unico y verdadero es que la nacionalidad no have al ser humano o al persona… NADIE ES DIFERENTE A NADIE!.. SOMOS IGUALES!…SOMOS HIJOS DE UN MISMO PADRE CELESTIAL!… SOMOS HERMANOS!!!… CUIDEMOS Y AYUDEMONOS… aùn una sola palabra de solidaridad y de cariño puede significar tanto tanto y hacer sentir x un segundo felicidad a quien la teciba y Dios mismo nos recompensarà inmensamente y veremos su bendiciòn sobre nuestras generacioned y las venideras. A cada hermano venezolano o ecuatoriano q estè atravezando tales tristezas quiero enviarles un fuerte abrazo lleno de amor de Dios y de solidaridad. LO SIENTO MUCHO♡♡♡

  19. Venezuela no va a ser lo que era antes sino MUCHO MEJOR., (de los errores se aprende) con el trabajo esfuerzo y amor que sienten los hijos por una madre que por ahora tiene problemas pero no la abandonan, para que sane sola., aquí nos quedamos los que la amamos y que por nada en este mundo la dejaríamos esperando a que se cure para luego volver a ella.. Como nieta de una emigrante española que si tuvo que huir para salvar su vida, pero que jamás dejo de ayudar y pensar en los suyos, y que siempre nos decía solo en casos extremos o de gran oportunidad pueden dejar a su Patria, pero no olviden regresar a ella.. porque si si duele muchisimo abandonar el terruño, a tu gente, tus costumbres.. Entonces cuando Venezuela esta en mejor situación que inevitablemente sucederá, no se olviden de hacer también una carta por los que nos quedamos aquí cuidándola y sanandola porque creemos en ella y no la vamos a dejar morir., y dejar un País hermoso para las nuevas generaciones

  20. Pingback: ¡Alerta, xenofobia! |

  21. Estimado Luis, conozco de primera mano tu historia y me solidarizo contigo y con tus compatriotas por la nefasta situación que un grupo de infames convirtió tu rico país en un lugar en el cual es imposible vivir con dignidad, tus palabras son muy sinceras y nacen de un corazón que esta sufriendo estas calamidades, pero acuérdate que nada es es eterno y que Dios jamás te dará un peso mayor al que puedas soportar, pronto MUY PRONTO las cosas en Venezuela volverán con la bendición de Dios a ser lo que eran y mucho mejor todavía!, mientras tanto ponte cómodo que esta es tu casa temporal y que a ti y a los tuyos les recibamos con el cariño y la solidaridad que a muchos de nuestros compatriotas ecuatorianos los recibieron cuando tuvimos que migrar a otros países. un abrazo amigo y venos a visitar!.

    • ¡Qué bonitas palabras, Luis! Gracias por la hospitalidad que he recibido de muchos ecuatorianos a quienes les debo más que un agradecimiento. Me sobran ganas y energías de seguir poniendo mi talento en Ecuador que ahora lo siento como parte de mí. ¡Un abrazo!

  22. Tus palabras son conmovedoras. Sin embargo, fácil es decir el gobierno gestionó mal los recursos, que puede ser cierto pero como tal su cultura no es trabajadora, eso deben reconocer. Permíteme mencionar que si están en esa situación es por culpa de uds mismo. Tuve la oportunidad de conocer Venezuela cuando todavía era “próspera”, te lo recuerdo un poco, eran en exceso vagos, si vagos, cuando querían trabajaban y cuando no querían simplemente no lo hacían y amparados con esos sindicatos simplemente tenían el derecho de no trabajar, no digo que eran todos pero mucho más de la mitad si. Ahora vienen a mi país sin presentar ni documentos de ingreso peor validar un título, trabajan por menos dinero y eso es lo que hace que les contraten, pero poco a poco la gente les va conociendo y no los vuelve a contratar. Pero por mí la verdad, prefiero verles trabajar, porque en lo que se les ve siempre es en bandas de ROBO, ESTAFAS, SECUESTRO DE NIÑOS Y ADULTOS O EN ASESITATOS. La verdad espero que mejore la situación en su país para que se vayan y no vuelvan.
    Talvez soy dura pero ponte en nuestro lugar, dejarías entrar a tu casa a tantos ladrones, asesinos y estafadores, porque te da pena que entre ellos alguno quiera trabajar?
    Verdad que no!
    Estoy indignada de ver tanta injusticia…!!!
    Por favor a las autoridades: Pidan documentos de ingreso a Venezolanos. Es lo mínimo que se puede hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s