Viajar es mejor que llegar

WhatsApp-Image-20160728Miércoles, 20 de julio: 7:20 de la noche. Hay largos abrazos de despedidas en el pasillo de salida nacional del Aeropuerto Internacional “La Chinita”. Había escuchado de esta historia antes. Había visto las despedidas antes. Era yo quien abrazaba para despedir a alguien, antes… Pero, esta vez me despedían a mí. En ese momento no sabes que sentir, sencillamente llevas adelante tu plan y listo: ya todo empezaba a cumplirse y estás emocionalmente «congelado».

Me despedían porque estaba próximo a tomar un vuelo desde Maiquetía, Caracas hasta Quito, Ecuador. Según mi plan, esta sería una larga temporada en el país ecuatoriano. Demás queda la explicación y el porqué de mi salida inusual del país. Nadie quiere irse de su casa, nadie quiere abandonar su historia para comenzar otra; pero, a esta generación eso nos ha tocado. Sigue leyendo

Anuncios

3 Bellezas y unas «tetas bien grandes»

url

Llegó a todas las salas de cine el 23 de enero de este año, son 90 minutos en donde pasas de lo trágico a lo cómico, sin anestesia.

El sábado desperté con ganas de ir al cine, de cumplir con el compromiso de apoyar el talento nacional. Empiezo a revisar la cartelera y sin darle muchas vueltas al cursor hago clic en comprar: 3 bellezas. Es una cita pendiente; pues, vi su tráiler en noviembre, les juro que fue amor a primera vista.
Una entrada en mano, solo una. Y aunque no es un estándar social ver una película solo, considero que es posible disfrutar de algunas cosas de la vida de forma independiente. Igual, ver una película no requiere que tengáis interacción ni mucho menos dialogo con alguien. Si habláis durante una película eres de ese tipo de gente a quien hay que mandar a callar; pero, a quien no pudieron callar fue a mi paisano Carlos Caridad Montero en esta crítica social.
El estreno de este largometraje significa su opera prima. Llegó a todas las salas de cine el 23 de enero de este año, son 90 minutos en donde pasas de lo trágico a lo cómico, sin anestesia. Cautiva en su primera escena donde tres niños juegan de forma improvisada brincando en el charco de barro que han hecho ellos mismos. Sigue leyendo