Emprendimiento: creer, confiar y comprometerse

El emprendedor exitoso no abandona sus sueños, pero es humilde para aceptar sus debilidades y entender sus fortalezas
El emprendedor exitoso no abandona sus sueños, pero es humilde para aceptar sus debilidades y entender sus fortalezas

Emprendí la búsqueda en mi biblioteca para encontrar algún tema qué escribir. Doy varias vueltas y reflexioné: «Si emprendo para encontrar algo, mejor escribo algo para emprender». Mi mente ha parido una nueva idea.

Aunque emprender quizá sea un término muy sonado en los últimos años, no es algo nuevo. La capacidad de emprendimiento es inherente al ser humano; pero, aunque todos podemos tener buenas ideas, considero que las siguientes tres palabras son elementos indispensables sin las cuales no podemos seguir adelante: creer, confiar y comprometerse.

Hace muchos años las necesidades vitales del hombre fueron cubiertas gracias a su capacidad para proponer vías de acción. Ahora mismo se me ocurre escribirles a aquellos que tienen una idea y sienten miedo de impulsarla. Deben saber que el momento perfecto, nunca va a llegar. Dicho de otra forma, el mejor momento no nace, se hace. Sigue leyendo “Emprendimiento: creer, confiar y comprometerse”

¿A qué renunciamos?

CAM00628
Cuando te preguntes, ¿a qué renunciar? y sepas lo que predomina entonces habrás dado un importante paso en tu vida

Si vos no te sentís bien en algo o con algo: renuncia, sencillo.

Buscando una definición acertada del término «renuncia», encuentro que el Diccionario de la Real Academia Española lo define de tres formas:

  • Acción de renunciar.
  • Instrumento o documento que contiene la renuncia.
  • Dimisión o dejación voluntaria de algo que se posee, o del derecho a ello.

Si yo pudiera poner una definición más, sería: «Acción de ser sincero». Y es que en todos los aspectos de la vida siempre nos llegará el momento de decidir firmemente si renunciar o no. Quizá en el trabajo, quizá en las cosas del día a día. Sigue leyendo “¿A qué renunciamos?”

Iniciativa, un talento laboral

La diferencia entre los que toman la iniciativa y los que no lo hacen equivale a la diferencia entre el día y la noche
La diferencia entre los que toman la iniciativa y los que no lo hacen equivale a la diferencia entre el día y la noche

Mientras vamos por la vida siempre escuchamos a un amigo o familiar decir que ha iniciado una nueva etapa laboral. También he tenido la oportunidad de escuchar, en el ambiente académico, a mis estudiantes decir con entusiasmo «¡Voy a empezar las pasantías!» seguido de la típica pregunta «¿Qué me recomienda, profesor?». Les he aconsejado mostrar iniciativa: estudiar la industria, analizar los problemas de la organización o investigar y facilitar las fuentes del área, a esa técnica se le conoce como venta de solución y es la clave del éxito.

Defino la iniciativa en pocas palabras: hacer, lo que se debe de hacer; bien hecho, sin que nadie lo mande. En el caso de la venta de solución consiste en actuar, por lo general resulta ser un enfoque que acrecienta las posibilidades de encontrar empleo y progresar. La iniciativa debe ser nuestra naturaleza básica, tomando en cuenta que estamos en un país con ambientes laborales cada vez más competitivos donde realmente las empresas requieren personas ingeniosas que aporten sus conocimientos e ideas sin necesidad de «perseguirlos» pa’ que generen soluciones. Sigue leyendo “Iniciativa, un talento laboral”